jueves, 6 de marzo de 2014

NI UNA MÁS

Suelo escribir algunas palabras en días señalados donde la Igualdad se ensalza por una fecha exacta, donde se incide en que no olvidemos que queda mucho camino por avanzar.
Estos días tan señalados, 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.
Los antecedentes de este día tienen una particular dramática historia, un 8 de marzo de 1857, un grupo de obreras textiles tomó la decisión de salir a las calles de Nueva York a protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban. Un grupo de mujeres reclamaba la igualdad salarial, la disminución de la jornada laboral a 10 horas y un tiempo para poder dar de mamar a sus bebés. Durante esa huelga, perecieron más de un centenar de mujeres quemadas en una fábrica de Sirtwoot Cotton, en un incendio que se atribuyó al dueño de la fábrica como respuesta a la huelga. Por ello, en 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Copenhague (Dinamarca) más de 100 mujeres aprobaron declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Actualmente, se celebra como el Día Internacional de la Mujer.
Y, no olvidemos el 25 de Noviembre, día internacional de la eliminación de la Violencia contra la Mujer. Precisamente en esta semana nos hemos encontrado con tres crímenes más, una mujer en Torremolinos y otras dos, madre e hija menor en Sotogrande. Las tres víctimas de la violencia machista. Por ello, no podemos parar en denunciar todos los casos, en insistir en campañas preventivas a toda la población, insistiendo en jóvenes principalmente. Ser conscientes de las nuevas formas de violencia de género vinculadas a las nuevas tecnologías, como el ciberacoso. Enseñar a la población a detectar las señales primeras de maltrato para poder actuar al inicio. Mostrar las pautas y comportamientos de una relación de pareja sana. Y enseñar a diferenciar las actitudes nocivas y dañinas, controladoras, celosas y acosadoras.

Cada una de las personas que vivimos en sociedad somos responsables de mejorar nuestro entorno y colaborar a una mejor convivencia, más justa e igualitaria. Seamos capaces de detectar las desigualdades que siguen dañando nuestro entorno y denunciémoslas. Cambiemos por la Igualdad. Incorporemos al cambio a toda la población, hombres y mujeres. Luchemos por ese cambio efectivo ya que no tengamos que lamentar ni un asesinato más.

Intento lanzar mensajes positivos en todo lo que escribo, pero en este caso, el dolor que me causa ser consciente de que tres mujeres más han sido brutalmente asesinadas; y, una de ellas, una niña de 9 años, empezando a vivir, su propio padre la ha matado. ¡¡NI UNA MÁS!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu opinión.