miércoles, 11 de noviembre de 2015

AFORTUNADAMENTE


Gran palabra que te hace llenar la boca, la asocio a la imagen de la carita de una niña iluminada con una amplia sonrisa.
Afortunadamente.

Lo que trae consigo buscar el lado bueno a cada situación adversa.

Es una técnica recién aprendida desde el ámbito de la Psicología Positiva.

Empieza por ti. De repente te asalta un pensamiento negativo, un “cabreo”.

Párate, respira profundo y piensa que lado bueno tiene ese sentimiento o circunstancia que te disgusta…y le pones el afortunadamente.

Intenta obtener al menos dos afortunadamente por cada situación negativa. Entrenar es fundamental.

Desde aquí, hacer hábito esta táctica es cuestión de practicar.

Como decía, empecemos por nosotros mismos y nuestras emociones. Vamos a ir girándolas en positivo. Vamos a poner una sonrisa a la vida.

Después seremos capaces de hacerlo también con las demás personas de nuestro entorno que anden con “algo” negativo que les ronde.

Por ejemplo, llega Cristóbal y te cuenta: mi perro murió la semana pasada…le preguntas: ¿Qué edad tenía? Contesta: 14 años…
Respuesta estrella: afortunadamente pudiste disfrutar de tu perro bastantes años y le has dado una larga vida porque lo cuidabas. Qué suerte ha tenido contigo tu perro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu opinión.