domingo, 1 de noviembre de 2015

AMAR

Amar
Cuando te marcas un objetivo en la vida y ves que van pasando los días y no estás en ese plan marcado por mil razones…que se resumen en no tengo tiempo…aunque en realidad es que no te da la real gana.
Pues hoy me da el pálpito de volver a mi blog, por múltiples “no razones”. Escribiendo desde un portátil viejo y roto, tuneado por mi hijo de 17 años que es un “friki” de la informática, carrera que recién inicia y espero le haga feliz y le dé su independencia en la vida.
Pues aquí estoy de nuevo, para dar otro poco de mí.
Dar, palabra que está en mi genética familiar, mi padre y mi madre, ambos tan generosos en el amor, tan ciertos, honestos y generosos. Solo puedo seguir ese buen ejemplo de toda una vida juntos.
Me ha costado aprender que yo no tuve la suerte de encontrar mi pareja a tiempo para hacer una vida en común, pero tengo otras muchas bendiciones y posibilidades en mi vida de mujer independiente y autosuficiente. Enamorada, sí, claro que sí. Plenamente.
Ser consciente de una vida llena, sentirse amada y respetada. Y respetar tanto a mi amor. Esa es una de las razones por la que volveré a llenar mi blog de pensamientos y, qué duda cabe, de mi profesión, seguir plasmando en lo que escribo que soy psicóloga y el comportamiento humano es la clave de la vida y la psicología la clave de la “buena vida”.
En esta ocasión solo seré breve, porque quiero que sea la invitación para ti que me lees, la llave para abrirte la puerta … es una oportunidad honesta.
Entra en mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu opinión.